Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

CONSEJOS SENCILLOS PARA LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA EN LAS AULAS

Fecha: 10 octubre 2018 Autor: Colectivo Tandem Categorías: ACTIVIDADES, ADOLESCENTES, AMPAs, Colectivo Tándem, Educación, Padres y Madres, PEDAGOGÍA Y EDUCACIÓN, PREVENCION DE VIOLENCIA Y ACOSO ESCOLAR, PRIMARIA, Resolución de Conflictos, SECUNDARIA 0

“Privar a las personas de sus derechos humanos es poner en tela de juicio su propia humanidad.” Nelson Mandela

La violencia escolar es un problema sumamente complejo y por tanto, es preciso contemplar numerosos factores. A continuación os dejamos algunos ejemplos prácticos que puedes usar en tu clase o en tu grupo de trabajo:

Hablar y ayudar.  Cuando todo el mundo sea consciente de las diferentes maneras en que se produce la violencia, las personas a las que afecta y sus consecuencias, será mucho más fácil encontrar soluciones.

Práctica 1: Los estudiantes deben hablar sobre la violencia escolar. ¿Cuáles son las personas afectadas y cómo resultan afectadas? Haz  una  lista  de  las  personas  y  los  organismos  que  podrían ayudarles  a  prevenir  la  violencia  escolar  y  examinar  las  maneras  de ponerse en contacto con ellos.

Aplicar medidas disciplinarias que sean educativas y no correctivas. Asegúrate de que cuando sancione a un estudiante, las medidas se concentren en su mala conducta y sus consecuencias y no en el propio estudiante.

Práctica 2: Cree un club de estudiantes contra la violencia. Se pueden organizar actividades para promover una campaña por la paz y un recinto escolar seguro para todos

Reconocer y valorar la actuación de los estudiantes que se ayudan entre sí para poner fin al acoso. Es igualmente importante garantizar que quienes denuncian los hechos no sufran represalias.

Práctica 3: Alienta a los estudiantes a ayudar a los compañeros de clase a solucionar las disputas de forma pacífica. Que se apoyen en los docentes y orientadores por si alguien los está acosando o está acosando a otro compañero.

Participar y crear  juegos de prevención de conflictos. Que los estudiantes escenifiquen una situación, por ejemplo, “¿Qué ocurriría si tuvieras que enfrentarte con un acosador? ¿Qué harías?”. Pide a los estudiantes que analicen cómo se sintieron y qué soluciones dieron buenos resultados.

Práctica 4: Organiza actividades teatrales en el aula en las que los estudiantes representen conflictos violentos. Pide a los estudiantes que estudien cada conflicto y las maneras de resolverlo de forma pacífica.

Localizar qué lugares de la escuela son seguros, cuáles son peligrosos y cuándo se corre más peligro.

Práctica 5: Proponga iniciar una campaña a favor de un entorno escolar seguro localizando los lugares del recinto escolar que carecen de iluminación o son inseguros.

Desde los centros educativos, se puede y se debe contribuir para crear una cultura escolar no violenta. Cada centro escolar, debe crear encuentros a través de un diálogo constante entre todo el personal involucrado (equipo docente y de orientación, los estudiantes, así como, los dirigentes comunitarios y las asociaciones de padres/madres). Un medio escolar positivo, no correctivo y no violento garantiza los derechos de todos, ya sean maestros o estudiantes.

SANDRA SÁNCHEZ RODRÍGUEZ
Colectivo Tándem

Tags: , , , , , , , , , , ,

Send Comment