Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

EXPERIMENTOS DE LUZ Y SONIDO PARA NIÑOS

Date: 16 mayo 2017 Autor: Colectivo Tandem Categorías: ACTIVIDADES, Desarrollo Infantil, Padres y Madres 0

A los niños les encanta experimentar con todo lo que se encuentran en su camino: ¡la imaginación de nuestros hijos no tiene límites! Los experimentos hacen que se diviertan, aprendan y se hagan preguntas sobre el mundo que les rodea. Entre sus muchos  beneficios, la exploración científica alimenta la curiosidad natural de los niños, fomenta su interés por la ciencia, estimula el razonamiento y la lógica, mejora su capacidad para resolver problemas, aumenta su autoestima y los prepara para que entiendan conceptos científicos más complicados en el futuro.

Para disfrutar con la ciencia no es necesario disponer de un laboratorio, te sorprenderás de la cantidad de experimentos que se pueden hacer con unos cuantos materiales caseros. Así que no esperes más, ponte manos a la obra  y diviértete  junto a tus hijos.

1. Construcción de una lente de aumento

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • Un frasco transparente con tapón de rosca.
  • Agua.
  • Objetos para observar.

  • Hay que llenar el  frasco completamente con agua y taparlo bien.
  • Colocar el frasco en posición horizontal.
  • Observar los objetos a su alrededor a través del frasco transparente.

¿Cuál es la explicación?

Al pasar la luz por el frasco con agua se refracta y los rayos se desvían igual que una lente de aumento. Esta lente tiene una distancia focal muy pequeña, por lo que presenta las imágenes invertidas de los objetos que se encuentran un poco alejados del frasco. ¿Qué ocurre si se alejan o se acercan los objetos al frasco? ¡Deja que los niños lo descubran!

2. La iridiscencia

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • Cuadrados de cartulina negra.
  • Un recipiente para el agua.
  • Esmalte de uñas transparente.

  • Recorta unos cuadrados de unos 6 centímetros de tamaño.
  • Rellena el recipiente de agua hasta unos 4 centímetros de produndidad.
  • Introduce el cuadrado de cartulina hasta el fondo del recipiente.
  • Echa unas gotas de esmalte con el pincel del pintauñas.
  • Levanta lentamente la cartulina hasta que la película de esmalte se adhiera en ella. Dejar secar.
  • Observar las franjas de colores que aparecen cuando la luz se refleja sobre la superficie de la cartulina.

¿Cuál es la explicación?

Las superficies iridiscentes se caracterizan por reflejar múltiples colores debido a la mezcla de la luz reflejada en la superficie superior y la refractada en la superficie inferior. La iridiscencia es un fenómeno de interferencia de las ondas de la luz. Os dejamos un vídeo de EXPERCIENCIA para que podáis observar bien el experimento y ponerlo en práctica con los niños.



3. El lápiz quebrado (refracción de la luz)

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • 1 ó 2 lapiceros.
  • 1 cuchara metálica.
  • 1 vaso de cristal.
  • Agua.

  • Llenamos el vaso de agua hasta la mitad.
  • Introducimos un lapicero y observamos a través del vaso de cristal que se ve quebrado.
  • También introduciremos la cuchara de metal y observaremos que de igual modo y con material distinto la cuchara también se ve quebrada.

¿Cuál es la explicación?

Si en un vaso con agua introduces una cuchara o un lápiz, comprobarás que estos objetos se quiebran. Este fenómeno se llama refracción de la luz. Se debe a que la imagen que observamos atraviesa diferentes medios: el agua, el cristal del vaso y el aire. No es que la cuchara o el lápiz se quiebren, lo que se quiebra en realidad es la luz de las imágenes que vemos. Prueba colocando la cuchara o el lápiz en distintas posiciones e inclinaciones y observa en qué situaciones se quiebran más o se quiebran menos. ¿Hay alguna posición donde directamente no se quiebran? ¡Sorprende a tus hijos con este sencillo experimento!

4. El folioscopio (juego óptico)

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • 25 ó 30 hojas de papel del tamaño A5 (1/4 parte del folio).
  • O un taco de post-it.
  • O una libreta pequeña.
  • Y una pinza o clip para agarrar papeles.

  • Recortamos varios folios en 4 partes (cada parte será un A5).
  • Sujetamos el taco de papeles con nuestra pinza o clip.
  • Dibujar en la última página e ir avanzando hasta la primera.
  • El dibujo tiene que ser el mismo pero ligeramente desplazado.

¿Cuál es la explicación?

Cuando se percibe una imagen de un objeto visualmente, se proyecta en nuestra retina y se envía una información a nuestro cerebro. El cerebro interpreta la imagen y cuando ha recibido una sucesión de imágenes, reconstruye las que faltan y crea la ilusión del movimiento continuo. Contar historias a los niños de esta forma hará despertar su imaginación. Nuestros amigos de EXPERCIENCIA lo explican perfectamente con este vídeo.



5. Recreamos un atardecer

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • Una linterna.
  • Un vaso de cristal grande.
  • 1 cucharada de leche.
  • Agua.
  • Una pared blanca.

  • Hay que llenar 3/4 partes del vaso con agua y colocarlo frente a una pared blanca.
  • Coger la linterna y dirigir el foco de luz a través del vaso. ¿De qué color se ve la luz que llega a la pared?
  • Hay que echar la cucharadita de leche al vaso de agua y mezclar bien
  • Volver a enfocar la luz de la linterna a través de este líquido. ¿Qué color se observa en la pared ahora?

¿Cuál es la explicación?

La leche sirve de filtro y no permite que todos los colores presentes en la luz blanca la atraviesen: sólo los anaranjados y rojos llegan a la pared. De manera parecida, la atmósfera de la tierra, con sus humos y partículas de polvo, filtra la luz del Sol cuando ésta entra de manera inclinada, al atardecer. Esto permite que se vean los celajes (cuando el cielo está un poco nublado y de varios colores, típico de los atardeceres). Una manera muy divertida de que los niños comprendan este fenómeno.

6. Como transmitir y amplificar el sonido

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • Tubos de diferentes materiales y grosores: tubos de cartón, tuberías de plástico (lisas y corrugada).
  • Embudos de plástico.
  • Unos globos y tijeras.
  • Unas gomas elásticas.

  • Acercamos los tubos a la boca y emitimos sonidos.
  • Intentar distinguir los sonidos efectuados por los distintos materiales.
  • Unir diferentes tubos para realizar instrumentos variados.
  • Si se une el embudo a un tubo de plástico, el sonido será más amplificado.
  • Si unimos un embudo a cada extremo de un tubo de plástico, y a uno de los embudos le ponemos un globo recortando la parte estrecha y tensando el material con una goma elástica al tubo, creamos un fonendoscopio casero.

¿Cuál es la explicación?

Cuando hablamos se produce una vibración a través del aire que se transmite en forma de onda, y al realizarla con un tubo, las ondas chocan en las paredes del tubo y se superponen, amplificando el sonido expulsado. Si realizamos un  fonendoscopio casero, conseguiremos que los latidos de nuestro corazón hagan vibrar la membrana del fonendo y se trasmite y amplifique a través del tubo y el embudo que llega al oído. Nuestra web amiga de EXPERCIENCIA os lo deja muy claro en este post.

7. Cómo desplazar cerillas con sonido

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo realizamos?

  • 2 Cerillas.
  • 2 copas de cristal.
  • Agua.

  • Lavamos las copas con jabón y las dejamos secar.
  • Llenamos con un poco de agua solo una copa y en la otra copa que no tiene agua se coloca las 2 cerillas cerca pero sin tocarse.
  • Las copas deben de estar en una superficie plana y a unos 2 centímetros de distancia.
  • Mojarnos los dedos y empezar a realizar círculos sobre el borde de la copa que tiene agua.
  • Veremos cómo poco a poco las cerillas comienzan a moverse en la misma dirección, hasta finalmente llegar a tocarse.

¿Cuál es la explicación?

Cuando pasamos el dedo por el borde de la copa, generamos unas vibraciones con alta frecuencia, lo que provoca unos cambios en la presión del aire. La copa vacía que sostiene a las cerillas recoge las vibraciones y hace que mueva las cerillas. Es como cuando nuestro oído recoge las vibraciones y las convierte en una señal eléctrica para que nuestro cerebro lo interprete como un sonido. Una vez logrado el sonido y la vibración, puedes probar con copas de diferentes formas y tamaños, llénalas también con distintas cantidades de agua y observa la gran variedad de sonidos que puedes obtener. ¡Los niños se quedan impresionados con este experimento!

Tags: , , , , , ,

Send Comment