Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

PEDAGOGÍA DESARROLLISTA

Fecha: 13 febrero 2019 Autor: Colectivo Tandem Categorías: Colectivo Tándem, Desarrollo Infantil, Educación, Emociones Positivas, INFANTIL, Padres y Madres, PEDAGOGÍA Y EDUCACIÓN 0

En este artículo, os queremos hablar de un modelo pedagógico que está presente en muchas escuelas infantiles y colegios, “que funciona” dirían los expertos. Es un modelo pedagógico cuyo eje fundamental es aprender haciendo. La experiencia de los alumnos los hace progresar continuamente, desarrollarse, evolucionar secuencialmente en las estructuras cognitivas para acceder a conocimientos cada vez más elaborados. Hablamos de una pedagogía desarrollista.

Se caracteriza por promover un ambiente escolar activo, participativo crítico y creativo que facilite la construcción autónoma del conocimiento, donde el alumno es el eje fundamental del proceso educativo y el docente es solo un guía que observa, analiza, compara, valora y presenta alternativas para el aprendizaje

“Ayúdame a hacerlo por mí mismo”. María Montessori.

Se basa en las teorías de Piaget, Montessori y Dewey, quienes proponen para cada una de las etapas del desarrollo cognitivo diversas formas de adquirir el conocimiento partiendo de las habilidades, capacidades, intereses y necesidades del alumno.

Desde casa se puede seguir este tipo de aprendizaje significativo. Usando los conocimientos de María Montessori, se pueden trabajar en casa LAS RUTINAS aplicando estas 3 claves:

  • Tratar de seguir un orden en sus hábitos (por ejemplo, el niño se levanta en primer lugar, desayuna después y se baña en tercer lugar). Aquí el orden de factores si es importante. No tanto los horarios, que pueden ser flexibles, pero sí el orden que permite saber al niño lo que viene después y facilita las transiciones.

  • La constancia: Lo más difícil es ser contantes con las rutinas. El ritmo diario hace que las familias se vayan saltando pasos y que sean poco constantes con las rutinas. Es normal, hay días que se llega derrotado a casa. Aunque los pasos se agilicen hay que procurar seguir manteniendo el orden y NO meter prisa a los niños. Ellos tienen su propio ritmo, que tiene poco que ver con el de los padres.

  • Anticipar las transiciones: Antes de empezar una actividad, puedes anticipar la siguiente, para que así se conozca la secuencia de pasos en la tarea diaria. Es un modo para que las transiciones cuesten menos. Cuando el niño vaya interiorizando las rutinas diarias, él sabrá lo que viene después y ya no será necesario anticiparlo. Por eso influyen en su autonomía, “sé que después del cuento nos vamos a la cama” (Él mismo puede irse y dar el siguiente paso). El niño adquiere la autonomía suficiente de hacerlo por sí mismo pues está perfectamente orientado.

Desde Colectivo Tándem esperemos que os hayan servido estas pautas para trabajar en casa.

LORENA ALONSO CARNERO
Colectivo Tándem

Tags: , , , , , , , , ,

Send Comment