Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

LA IMPORTANCIA DE CUIDAR Y RESPETAR LA NATURALEZA

Date: 28 abril 2017 Autor: Colectivo Tandem Categorías: ACTIVIDADES, Educación, EDUCACIÓN AMBIENTAL, EXCURSIONES 0

La naturaleza es parte de nuestra vida. Y de nuestra salud. Por eso, hay que enseñar a los niños a cuidar y respetar la naturaleza, desde bien pequeños. Nuestros hijos e hijas aprenden más con acciones que sólo con palabras o repeticiones de órdenes. Es importante que el aprendizaje sea significativo y experiencial, se debe aprender observando, viviendo, estando allí, y sobre todo sabiendo cómo se hacen las cosas. Por eso hay que enseñarlos a tomar parte activa del cuidado del medio ambiente mediante la práctica, y explicarles las consecuencias de nuestros actos. Los padres somos los primeros que debemos cumplir con el ejemplo y enseñar a nuestros hijos a respetar nuestro entorno y cómo debemos conservarlo y mejorarlo.

La educación ambiental va dirigida a formar valores, actitudes y conductas a favor del medio ambiente, por lo que es preciso transformar esas actitudes, conductas y comportamientos humanos así como adquirir nuevos conocimientos.

“Nos vamos de excursión con la familia al campo o montaña y queremos que nuestros hijos vivan y aprendan a cuidar el entorno”.

Normas básicas de respeto a la naturaleza

Cuidemos la vegetación

Hay que respetar y cuidar las plantas del campo. No tenemos que enseñar a arrancar flores y/o ramas. Si tenemos plantas en casa se pueden regar o plantar algunas semillas; o si vamos a dar un paseo por la naturaleza podemos conocer los tipos de flores y de árboles que tenemos alrededor. Los paseos por los jardines o por el campo, son una estupenda oportunidad para acercarnos a la flora y hacer que los niños interactúen con ella.

No molestemos a los animales

Los animales necesitan cariño, atención y respeto. Tanto nuestras mascotas, como el resto de los animales. Hay que educar a los niños en este aspecto y hacerles entender que, además de a las personas, también tenemos que respetar a los animales y no hacerles daño. De hecho, hay muchas terapias educacionales con animales, ya que estos aportan a los niños una serie de comportamientos y valores muy positivos para su crecimiento. También hay que concienciar sobre el respeto a los animales en peligro de extinción, que podemos conocer a través de dibujos, o en el zoo. Y, como todos sabemos, a los niños les encantan los animales, por lo que ir de excursión a algún bosque, safari o campo, para que puedan ver animales que no han visto nunca, es una estupenda excursión en familia y una aventura para el niño o niña.

La basura al contenedor

Desde pequeños tenemos que enseñar a tirar los desperdicios a la basura. Pero no sólo en casa, sino también fuera, y especialmente en lugares de naturaleza. Por supuesto, ellos van a seguir nuestro ejemplo como padres, constantemente. Por lo que esta acción tiene que ver con nuestra educación en los niños. No se abandona la basura en el campo ni se entierra para que se degrade (pues pasarán muchos años y siempre quedará su rastro). Si hacemos una excursión, siempre hay que llevar bolsas de plástico para almacenar los desperdicios y luego depositarlos en el contenedor.

 

Seguir el sendero

Cuando vayamos de ‘aventura’ con niños al campo o al bosque, hay que procurar no salirse del sendero marcado. Respetar el trazado y no tomar los atajos, que estropean el camino original, deterioran el suelo aumentando la erosión y son más peligrosos y agotadores por su pendiente. Además así también estamos fomentando en nuestros hijos el hecho de saber respetar una norma.

Saludar a la gente

No olvidemos dar los buenas días y saludar a la gente que nos crucemos en el campo. Debemos recordar que en el campo todo el mundo se saluda. Así pues, no rompamos esa cordialidad y buenas prácticas de convivencia. Y por supuesto, que los niños también lo hagan y se acostumbren a ello, pues cuando sean más mayores denotarán en ellos la buena educación inculcada.

Cuidar el agua

Y qué sería de la naturaleza sin agua… bueno, ¡y de nosotros! Por eso es una de los elementos que más tenemos que cuidar y respetar en el campo. Respetemos las fuentes, los cursos de agua, los riachuelos, ríos, lagos… Nunca hay que echar en ellos jabones, detergentes, productos contaminantes o residuos. ¡Pero ello no quiere decir que no nos podamos divertir con nuestros hijos en el agua!

Hacer camping

Acampar es una de las aventuras que más ilusión le puede hacer a un niño. Para ellos es algo inolvidable y lleno de diversión. Romper con la rutina diaria e irse con sus padres de aventura, para los niños es una de las cosas más emocionantes que pueden vivir. Ahora bien, no se puede acampar por libre. Hay que respetar los lugares de acampada, las señales existentes y a los agentes que velan por la naturaleza y la seguridad de todos.

Respetar los carteles y las propiepades privadas

Y hablando de respetar, hay que tener cuidado con las propiedades privadas que existen en el campo. No solo porque infringiríamos la ley, si no porque puede ser peligroso para nuestra familia. Hay que tener cuidado con las zonas militares o los cotos de caza. Y debemos respetar la propiedad ajena. Hay que enseñar a los niños a no saltar las vallas de los cercados plantados ni coger sus frutos. ¡Los dueños trabajan muy duro para mantener sus tierras!

Esperamos que el paseo haya sido muy agradable y que hayamos aprendido cosas interesantes a la hora de visitar la naturaleza en todo su esplendor. En anteriores post os mostramos una escapada que se puede hacer con la familia, esperamos que la podáis disfrutar y poner en marcha todo lo aprendido.

Tags: , ,

Send Comment