Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Filosofía Tándem

Las mejores vacaciones con niños, con una filosofía de educación en familia y aprendizaje compartido

Un viaje no es sólo el destino al cual te diriges, sino también cómo realizas el viaje. Nuestro estilo de viajes en familia no se centra sólo en lugares para visitar, sino que se fundamenta también en una filosofía de educación en familia y aprendizaje compartido basados en la realización de actividades educativas y de ocio y tiempo libre, para que las vacaciones con los niños sean inolvidables tanto para ellos como para los mayores. Además de disfrutar de las vacaciones familiares, ofrecemos un servicio profesional y pedagógico para que las familias puedan divertirse mientras aprenden, comparten y viven experiencias únicas junto a sus hijos y otras familias. Viajar con niños forma parte de un modelo de crianza que fomenta el aprendizaje desde el juego, la experimentación, la curiosidad… porque viajar en familia es divertirse y crecer. Cuando viajamos con nuestros hijos estamos creando unos lazos de unión más fuertes, y unas experiencias increíbles para su aprendizaje. Descubre lo que nos distingue, ¿a qué esperas para disfrutar de tus mejores vacaciones en familia?

“Nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”, Henry Miller

Compartir con otras familias

Si las vacaciones familiares son experiencias muy gratificantes por sí mismas, imagina la posibilidad de compartir estas vivencias con otras familias. Para los adultos es agradable poder relacionarse con otros padres y madres: compartir consejos, prácticas, inquietudes…, y para los niños es divertido encontrar nuevos amigos con los que jugar y divertirse. Los viajes en familia favorecen la socialización y apertura a la convivencia, tanto para grandes como para pequeños, promoviendo valores como la cooperación, el trabajo en equipo, la escucha, el respeto y la tolerancia.

El viaje como experiencia vital

A vivir se aprende viviendo, ¿y qué es la vida sino un viaje de largo recorrido? Tener hijos no tiene por qué significar dejar de viajar, al contrario, debemos verlo como una nueva experiencia en nuestros viajes en familia. Una forma de poder ver las cosas con la mirada de un niño: de sorprendernos, alegrarnos, o divertirnos con pequeños detalles. Y para los más pequeños es un aprendizaje dinámico, sobre todo si es compartido. Las vacaciones con niños, sin duda, son algo inolvidable para todos.

El contacto con la naturaleza

Acercarnos a la naturaleza es aproximarnos a una parte esencial del ser humano. Libertad, tranquilidad, bienestar, belleza, armonía, sabiduría…, son conceptos que habitualmente están asociados a este entorno. Una excursión al campo, al mar o la montaña siempre es gratificante para los niños, más aún cuando se complementan con actividades educativas. Igualmente, los adultos nos relajamos y dejamos que sea el entorno quien marque las directrices. En definitiva, un viaje idílico que nos conecta con la naturaleza en nuestras vacaciones con niños.

Jugar y disfrutar viajando

Juegos divertidos de distensión, cooperación y disfrute, tanto para niños como para padres y madres: gymkhanas, deportes, talleres, manualidades, canciones, danzas, fiestas y animaciones… Un sinfín de actividades adaptadas para el disfrute de toda la familia y enmarcadas en el contexto de unas vacaciones en familia con un componente lúdico-educativo. El ocio ofrece grandes oportunidades para favorecer el crecimiento de nuestros hijos desde una perspectiva positiva y saludable.

Aprender a conocer el mundo

Un viaje siempre es un proceso de adaptación: nuevos lugares, personas, ritmos, actividades, culturas, gastronomías… Relacionarnos con estas novedades nos vincula con habilidades y valores esenciales en la educación. Los viajes en familia brindan a los adultos la posibilidad de conocer cómo se relacionan con el entorno y también a “atreverse” a hacerlo de forma diferente. A los niños les da la oportunidad de abrir un mundo de posibilidades más allá de las que se encuentran en sus relaciones habituales. Pero sin olvidar que las vacaciones en familia… ¡están para disfrutar!

Crecer en familia

Las vacaciones en familia son algo más que la simple experiencia de visitar lugares o realizar actividades. Son vivencias compartidas, lazos de unión, experiencias únicas. Los viajes con niños sirven para educar a nuestros hijos de una manera divertida, mientras compartimos las inquietudes con otros padres y madres, y nuestros hijos aprenden mientras juegan. Los viajes, cuando son con niños, forman parte de esa maravillosa simbiosis entre educación y crecimiento.

“Porque viajar es… disfrutar, compartir, educar, aprender, crecer… “.