INCULCANDO LECTURA, INCULCANDO CULTURA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Embarcarse en la aventura de la lectura no solo proporciona deleite y placer, sino que además crea las condiciones necesarias para el desarrollo de capacidades en la persona que la practique, ya sea niño, joven o adulto. Es importante estimular desde bien pequeños a los niños en el hábito de la lectura ya que será muy importante para su desarrollo. No hace falta esperar a que los niños sepan leer o escribir hoy en día hay muchas formas de introducirlos en la lectura de una manera más fácil y las editoriales adaptan muchos libros para los más pequeños.

“Los libros han demostrado a lo largo de la historia que son el pilar fundamental de la cultura”.

Para lograr inculcar en los niños y jóvenes el hábito de la lectura es importante seguir algunas medidas para generarles el gusto por la lectura:

  • La lectura no puede verse como algo aburrido. Lo mejor es que, tanto niños como adolescentes, escojan libros de acuerdo con sus intereses, para que así experimenten al leer esa fascinación por las historias contadas.
  • Fomentar el contacto con el libro desde el principio para que lo vean como algo natural, no una obligación, no hace falta esperar a que lo mande la escuela.
  • Leer al menos 15 minutos todos los días, para que este acto se convierta en una parte vital de la rutina diaria.
  • La variedad es primordial para que los niños y adolescentes se interesen por leer.
  • La mejor forma de fomentar la lectura es dando ejemplo desde los más mayores. Predicar con el ejemplo, a los niños les encanta imitar lo que ven.
  • Las lecturas compartidas para establecer el contacto y el dialogo. Animarles a participar de la lectura, comentar el cuento, preguntarles que les ha parecido o como podría haber acabado.

  • Leerles en voz alta, contar un cuento es algo motivador para tu hijo/a.
  • Disponer de un rincón donde localicen y guarden sus libros.
  • Visitar la biblioteca, un buen lugar donde pueden asesorar a todos los padres y profesores. Aquí el niño puede buscar sus libros favoritos, aprender donde colocarlos, devolverlos…, es un lugar fantástico para los niños puedan investigar.
  • Regalar libros, que vean que un libro es un premio.
  • Proponer algunos juegos a partir de la lectura, como dibujar, recortar imagenes…
  • Estimular sus sentidos, a los niños les encanta descubrir cosas nuevas, tocar, sentir, oler… y todo eso lo puede proporcionar un libro.

En la etapa infantil, el libro debe ser una herramienta educativa para trabajar la interacción entre padres e hijos, donde el hijo se convertirá poco a poco en el conductor de la lectura, con el fin de potenciar su competencia lectora, su velocidad, interacción y compresión.

Por su parte, en adolescentes, el rol del padre será el de observador de los gustos de los niños, ayudándoles a relacionar las lecturas con otros aspectos de la realidad, como actividades de ocio. Con este buen hábito adquirido, los beneficios se manifestarán hasta en la edad adulta puesto que el cerebro se mantendrá activo y funcionará más rápido y mejor. Esto retrasará y prevendrá la temida pérdida de memoria. Es un factor de protección de las enfermedades neurodegenerativas.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar