GAME OVER ¿APRENDEMOS A JUGAR?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En la actualidad, tanto con una consola, un ordenador o un teléfono inteligente (smartphone). Los más pequeños pueden tener acceso a una gran variedad de opciones de ocio relacionadas con el mundo virtual. Pues entonces “Game over ¿Aprendemos a jugar?” Habrá que tomar algunas medidas para conseguir que las connotaciones de una actividad tan ociosa puedan acabar siendo nocivas.

Game-over-aprendemos-a-jugar-blog-niño

¿Los videojuegos son buenos para los niños?

Se puede decir que los videojuegos no son básicamente buenos ni malos. Que el problema no está en los videojuegos sino en el uso que se hace de ellos. Hay que recordar que por definición incluyen la necesidad de estar ante una pantalla. Lo cual ya los hace de por sí, una actividad que no puede llevarse a cabo durante un excesivo tiempo diario.

Por otro lado, son productos con una gran diversidad entre ellos, es decir, existen videojuegos de muchas clases. Y ello hará que necesariamente haya que controlar el contenido de cada uno de ellos antes de adquirirlos. Las aventuras gráficas, educativas, con contenido didáctico, etc., existen y han de ser nuestro objetivo. Hemos de obviar todo lo relacionado con los relacionados con los actos violentos. Los videojuegos relacionados con deportes también pueden ser interesantes. Pero siendo conscientes de que su valor será más de ocio que de aportación de valor educativo alguno.

Game-over-aprendemos-a-jugar-blog-juegos

Uno de los riesgos de los videojuegos es su capacidad adictiva, sobre todo en la etapa adolescente. Puesto que éste puede llegar a desarrollar una exagerada afición al videojuego que puede tener consecuencias nefastas. Con una gran dependencia psicológica: en casos extremos puede llegar a desarrollar ludopatía.

Si no se controla adecuadamente, el videojuego podría generar conductas muy dependientes y adictivas. Sobre todo en niños muy impulsivos. Cuya progresión se convertiría en ir consumiendo cada vez más su tiempo, energía y recursos emocionales y materiales.

¿Qué tiempo sería el adecuado para jugar?

Va a ir relacionado con la edad de cada niño, incluso en épocas de mayor exigencia académica. Además se aconseja ni tan siquiera utilizar estos juegos de lunes a viernes, dejándolos únicamente para los fines de semana.

Game-over-aprendemos-a-jugar-blog-mando

Según la Academia Americana de Pediatría y Sociedad Española de Pediatría han situado el límite entre lo tolerable y lo peligroso en 2 horas diarias. Para todas las actividades de pantalla. Es conveniente que los niños jueguen en la misma estancia que están los adultos. Y comenten con los padres los temas de los juegos e inclusive que traten de jugar con ellos. De esta manera podemos controlar tanto el contenido de los videojuegos, como el tiempo dedicado a ellos.

Lo que hay que tener claro es que la prioridad la tienen otro tipo de actividades que contenga responsabilidad para el niño. Es decir, tareas escolares, del hogar e incluso extraescolares como el deporte. Por eso game over ¿Aprendemos a jugar?

Deja un comentario