PEQUEÑOS TRUCOS PARA UNA GRAN SALUD

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La salud es un bien que hay que proveerse, buscar y cuidar, para uno mismo y para los que nos rodean. Hacernos revisiones periódicas, llevar una alimentación saludable y hacer deporte de manera regular, podrían ser los pilares de una buena salud, pero también hay pequeños gestos que nos van a proporcionar bienestar y reforzar nuestro sistema vital.

Hoy os invitamos a que creéis nuevos hábitos saludables, que no os llevarán mucho tiempo y que a la larga se notarán los beneficios ¿Te apuntas?

 

No tomar alimentos muy calientes o muy fríos.

Hace frío… pues me tomo la sopa ardiendo, hace calor… bebo agua llena de hielo… ya sabemos que los extremos no son buenos, desde la medicina general y otras corrientes como la medicina tradicional china, recomiendan regular la temperatura de los alimentos y bebidas para que no lleguen a ser perjudiciales para nuestra salud.

Tomar alimentos/bebidas muy calientes pueden llegar a producir quemaduras internas que no sepamos o llegar incluso a degenerar en un cáncer de esófago cuando se realiza de manera habitual; además en las digestiones con estas temperaturas, no ayudamos a las enzimas a que realicen su trabajo y pueden dar sensación de digestiones más lentas. Se recomienda tomar los alimentos/bebidas calientes (sin quemar o hervir) y templados.

Ingerir por el contrario alimentos/bebidas muy fríos tampoco es beneficioso, ni en verano, ya que ese frío se  trasmite a los órganos internos, sobre todo al aparato digestivo, perjudicándoles. Aunque creamos que así paliamos la sensación de calor no es verdad, es sólo momentánea, llegando a crear el efecto contrario, un aumento del calor y nuevamente sensación de calor. Se recomienda tomar los alimentos/bebidas frescas o del tiempo.

Ventilar los espacios varias veces al día.

Cuando estamos en pleno invierno o verano solemos tener las ventanas cerradas y hacemos uso de la calefacción/aire acondicionado. Es muy importante renovar cada cierto tiempo el aire de la oficia, de la casa,  del automóvil… del lugar donde estamos para reducir el CO2 que expiran las personas, animales y plantas cuando respiramos, la humedad y el polvo, tres aspectos no muy saludables para nuestros pulmones.

Tener un lugar ventilado reduce la posibilidad de resfriarse, aumenta la concentración, mejora la calidad del aire, aumenta la vitalidad y reduce el insomnio.

1 vaso de agua lo último antes de dormir y lo primero al despertar.

Este simple gesto produce grandes beneficios en nuestro cuerpo, si todavía no lo haces y comienzas con ello… pronto verás los resultados.

Antes de dormir: reduce la presión sanguínea, reduciendo así la posibilidad de infartos, derrames cerebrales o calambres. Además contribuimos a seguir hidratados durante la fase del sueño, un tiempo largo (horas) en las que no solemos beber nada. Otros de sus beneficios: ayuda en la relajación corporal, elimina toxinas y colabora en la pérdida de calorías.

Nada más levantarse, en ayunas: reinicia el proceso de hidratación de nuestro cuerpo, activa nuestro metabolismo (nos ayuda a despertamos), promueve la eliminación todos los residuos que ha producido nuestro cuerpo mientras dormíamos y ayuda a mantener la línea. ¿Su temperatura? Siempre a temperatura ambiente o tibia, en este caso nunca se recomienda fría.

Estírate varias veces al día.

Pasamos muchas horas en la misma postura, normalmente sentados y el cuerpo no está diseñado para estar todos los días mínimo 8 horas en la misma postura, de manera gradual y sin darnos cuenta empezamos a tener pequeñas molestias que pueden llegar a convertirse en crónicas.

Para cuidar a tu cuerpo y mejorar tu concentración, cada hora, hora y media es bueno que te levantes de tu lugar de trabajo y hagas algunos movimientos con las articulaciones para reactivar la circulación y cambiar de postura.

En la red hay muchos ejemplos de ejercicios sencillos que tanto de pie como sentado se pueden hacer y así aliviar el estrés y la tensión que no intencionadamente ejercemos en nuestro cuerpo.

Como ves, son pequeños pasos que te darán grandes beneficios a corto y largo plazo y que desde Colectivo Tándem te animamos a que incluyas en tu rutina.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar