NO SER UNA MONTAÑA RUSA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las emociones en sí no son malas o buenas, pero debemos analizarlas en la medida en que afectan a nuestra paz interior. Es normal sentir alegría o tristeza, enfado o miedo. El problema surge cuando esta emoción nos altera. Hasta el punto de fijarse en nosotros o cuando las vivimos de una forma tan visceral que puede afectarnos. Por eso, no ser una montaña rusa, es muy necesario en esta sociedad.

 Gestionar las emociones de manera inteligente significa canalizarlas para mantener el equilibrio y la armonía. Gracias a ello, logramos ser una fuerza positiva para nosotros mismos y para todos los que nos rodean. Además evitamos que nuestro mundo emocional nos quite energía vital.

No-ser-una-montaña-rusa-de-emociones-blog-emociones

La verdadera inteligencia emocional requiere que identifiques y entiendas tus propios estados de ánimo. Implica reconocer cuando y porqué estás enfadado, nervioso o triste, y actuar sobre las causas y no sólo los síntomas.

Alguna característica de las personas que pueden considerarse inteligentes emocionalmente podría ser:

  • Capacidad de motivarse
  • Continuar a pesar de los descalabros
  • Controlar impulsos
  • Regular los estados de ánimo
  • Impedir que la angustia no te deje avanzar
  • Empatía
  • Confianza en los demás
  • Equilibrados
  • Alegres
  • Positivos
  • Sentirse a gusto consigo mismo
  • Ser capaz de expresar lo que se siente o lo que se piensa
  • Poder dar y recibir de igual modo…

A continuación os dejamos algunas claves para realizar una buena gestión de las emociones:

Identificar.

El primer paso, sería saber qué es lo que estás sintiendo en ese momento, ira, tristeza, alegría… Y tratar de identificar que nos quiere decir esa emoción.

No-ser-una-montaña-rusa-de-emociones-blog-tristeza

Observar sin juzgar.

Realizar una autoobservación sin dejarte llevar por los pensamientos, no te identifiques con ellos.

Aceptar.

Recuerda, todas las emociones son válidas, no hay emociones buenas ni malas. Si la emoción no se acepta, se desborda, al rechazarla o reprimirla.

No las elimines.

Expresando las emociones de forma verbal y no verbal conseguirás un mejor conocimiento de ti mismo y permitirás que los demás también te conozcan más y las relaciones sean más sanas.

Expresar.

Todas las emociones se expresan a través de los tres sistemas de respuesta: el fisiológico (taquicardia, sudoración, opresión en el pecho…), el cognitivo (lo que pienso), el motor (lo que hago).

No-ser-una-montaña-rusa-de-emociones-blog-humor

Ten sentido del humor.

El humor siempre es nuestro gran aliado para rebajar importancia de cualquier situación, pensamiento o emoción que tenemos en nuestro día a día. Lo que ahora para ti puede ser el peor momento de tu vida, con un poco de tiempo y distancia, dejará de serlo.

Si somos conscientes de nuestras emociones y somos capaces de controlarlas en la medida de lo posible, podemos decir que el resto de las cosas van fluyendo, porque realmente, todo tiene su tiempo y la importancia del ahora es el determinante para saber vivir y apreciar la esencia de cada momento.

Para terminar este artículo, no ser una montaña rusa, con esta reflexión de Gandhi: “Cuida tus palabras porque se convierten en tus actos. Cuida tus actos porque se convierten en tus hábitos. Cuida tus hábitos porque se convierten en tu destino”.

Deja un comentario