SOS ADOLESCENTE EN CASA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las normas y los límites son muy importantes para el desarrollo de vuestros hijos/as. SOS adolescente en casa: hay normas y temas que son fundamentales para la familia, y habrá normas que no son negociables. Otras normas pueden ser más flexibles y es importante poneros de acuerdo con vuestro hijo o hija. Ya pueden ser más responsables y su opinión es muy importante también.

Los adolescentes pasan por una época de rebeldía muy difícil para la convivencia en el hogar. No admiten la autoridad paterna/materna y creen que ellos siempre tienen la razón. Por lo que quieren hacer lo que les dé la gana sin importarles las consecuencias o las normas establecidas.

Muchos padres y madres tienen la sensación de que deben estar pendientes de más cosas y sienten que se dan muchas órdenes en casa. Que recoja su habitación, que no esté muchas horas en internet, que vuelva a su hora a casa, que vaya bien vestido, etc. Normas y más normas…Pero todo es posible con paciencia y cariño.

SOS-adolescente-en-casa-blog-habitacion

En cuanto a las normas familiares, hay dos cosas importantes; tener autoridad y dar afecto. Hay que ser firme, seguros en las decisiones que se tomen. No hay que ser agresivos ni duros. Por otro lado, hay que ser cariñosos y cercanos. No significa ser blandos con las normas. El afecto tiene que existir siempre en la familia, ¡no lo olvidéis!

A continuación os damos unos consejos de cómo deben ser las normas en la familia en relación SOS adolescente en casa:

Claras y concretas.

Una norma tiene que decir “claro” lo siguiente; Qué tiene que hacer; Cuándo hacerlo; Quién; Cómo hacerlo; Consecuencias.

Estables y seguras.

La norma sigue igual aunque cambien las circunstancias. La hora de llegada a casa es la misma aunque haya venido una amiga de fuera o haya una fiesta de cumpleaños. Y también es importante que el padre y la madre lo hagáis igual y os pongáis de acuerdo antes. ¡Sois un equipo!

SOS-adolescente-en-casa-blog-amigas

Adecuadas a sus capacidades.

Tienen que ser normas que vuestro/a hijo pueda cumplir. No todos los adolescentes son iguales, depende del grado de responsabilidad, de capacidad para el autocontrol, de su autonomía, etc.

Acordadas y razonadas.

Es mejor que se decidan entre toda la familia y estéis todos de acuerdo. Así será más fácil cumplirlas y aceptarlas. No seas autoritario ni digas “porque lo digo yo”. Hay que razonarlas, hacerles ver que la mayoría de normas son por su bien y para evitarle daños o males.

SOS-adolescente-en-casa-blog-adolescente

Con consecuencias.

Deben ser claras, lógicas y proporcionadas, deben cumplirse al momento y no durar mucho tiempo. Porque, con el paso del tiempo, los adolescentes se olvidarán de la causa del castigo y solo sentirán enfadado y resentido. Es importante conocer el esfuerzo que hace vuestra hija o hijo para cumplirlas… y valorarlo de forma positiva.

Revisables.

Adapta las normas a su edad y ve cambiándolas según crezca y madure. Por ejemplo: la hora de llegada a casa, las tareas domésticas…

Por último, no utilices la culpa para hacerle sentir mal ni le hagas pasar vergüenza delante de otras personas. Los problemas se resuelven en casa y a solas. Es normal que los adolescentes se equivoquen y cometan errores. No hagas leña del árbol caído y ayúdale a resolver sus problemas y superar sus errores.

Deja un comentario